Embarazo y postparto

Son varios los tratamientos que pueden realizarse para mejorar los síntomas del embarazo. El empleo de aparatología en mujeres embarazadas no es recomendable, por ello este tipo de tratamientos se trabajan siempre de forma manual, relegando el empleo de sistemas de aparatología, como la presoterapia, sólo a determinadas zonas del cuerpo, como por ejemplo las piernas o brazos. La presoterapia nos ayudará a eliminar la retención de líquidos, formada durante los meses de embarazo, favoreciendo el drenaje linfático. ¿El resultado? unas piernas o brazos más ligeros, sin dolor y visiblemente más delgados. Además, los tratamientos realizados durante el embarazo nos ayudarán a recuperar más rápido la silueta después de dar a luz.
Durante el postparto es fundamental empezar un protocolo de belleza lo antes posible para recuperar la firmeza evitando la flacidez. Lo ideal es empezar un tratamiento con diatermia a partir de los 15 días dar a luz. Con este protocolo en el que se utilizan corrientes electromagnéticas se consigue tonificar la musculatura abdominal, retrayéndola para evitar desprendimientos y flacidez. La zona centro del abdomen suele ser una de las más afectadas durante el embarazo por ello es fundamental empezar el proceso de recuperación a tiempo para que la retracción de abdomen sea lo mas rápida posible, recuperando el tono perdido y evitando su desprendimiento.
¿El resultado? un abdomen más tonificado y sin flacidez, visiblemente más terso e hidratado en profundidad.